COMPUTER WORLD (KLING KLANG STUDIOS, 1981) – KRAFTWERK

en ÁLBUMES/ARTÍCULOS por

Computer World es sin duda, uno de los discos que redefininieron, un sonido y a toda una generación de jóvenes artistas, dotados de los primeros cachivaches electrónicos asequibles que querían pasar el testigo de la gran revolución musical creada diez años antes por un puñado de alemanes (Kraftwerk). El octavo álbum de estudio de los germanos, cuyo nombre original es “Computerwelt”, introducía por primera vez un componente pop a la banda, siendo para muchos hasta ese momento el disco mas accesible, por canciones como “Computer Love”, (canción cuyo riff principal fue utilizado en la canción “Talk” de la banda Coldplay en 2005).

Con un total de 7 canciones, el disco gira en torno a dos conceptos novedosos para la época; la revolución digital que empezaban a experimentar con el uso de las primeras computadoras asequibles del mercado, y de la posibilidades que se le abrían ante ellos; como la búsqueda del amor a trevés de los ordenadores (Algo totalmente cotidiano hoy en día). Es cierto que el sonido New Wave, ya llevaba unos años atrás coqueteando con el uso de cajas de ritmos y sintetizadores, pero siempre siguiendo de cerca los últimos pasos de la banda de Düsseldorf. El primer single publicado fue “Computer Love” en la cara A y “The Model” en la cara B; convirtiéndose en un disco muy demandado por los pinchadiscos de radio de esa época, no precisamente por el nuevo track, sino por la cara B, el exitoso hit de su anterior disco (The Man Machine, 1978), que posteriormente relanzaron el mismo single con ambas canciones en la misma cara, para que gozaran de las misma expectación. (Ambos cortes son sin duda las canciones mas famosas de esa era).

Por primera vez, las letras de su canciones contenían palabras en otros idiomas como en la canción “Numbers”, contando con palabras en inglés, alemán, francés, español incluso japonés; expandiendo así su discurso mundialmente. [la música electrónica bebe a chorros de este trabajo] El dato curioso del disco y de la banda del año de su publicación es la creación de su estudio modular para directos Kling Klang, capaz por primera vez de tocar sus canciones en directo (Originalmente jugaban con pistas montadas sobre pletinas de cinta) pudiendo contar con el hardware Original, algo que hasta entonces nunca habían podio hacer. Se han publicado diferentes ediciones del álbum, entre las que destacamos la versión francesa con los títulos de las canciones traducidas y la codiciosa versión japonesa.

Aunque sea un álbum fácil de conseguir sigue gozando de una buena venta entre los coleccionistas; junto a Equinoxe de Jean Michel Jarre, ambos son considerados clásicos del género. La portada, también icónica es obra de sus amigos Emil Schult (diseño) y Günter Fröhling (fotografía), manteniendo esas figuras rígidas como si de robots se trataran (Marca de la casa). En definitiva, un disco rico culturalmente que sin duda a un servidor a día de hoy le sigue pareciendo una joya de la música popular. Disfruten caballeros del exquisito Krautrock!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.