Cultura musical para indios y salmones

VIOLÉTICA (2018), NACHO VEGAS

en ÁLBUMES por

Si tu intención es pasar un rato escuchando música en modo encefalograma plano este no es tu disco. Si eres votante de VOX tampoco.

Escuchar a Nacho Vegas es ser parte activa de cada una de las dieciocho canciones que componen el triple LP de Violética, un disco que nos deja boquiabiertos también por su cuidado diseño gracias a las geniales ilustraciones (de portada e interior) del sevillano Miguel Brieva.

Nacho Vegas sigue siendo una de las voces más críticas y revolucionarias de la música de nuestro país, aunque no se olvida de cantar al amor (y al odio). Violética, en modo esdrújulo a modo de homenaje a Violeta Parra, de quien también hace una versión de “Maldigo del Alto Cielo” junto a Christina Rosenvinge, es un disco heterogéneo en el que se mezcla tradición y vanguardia.

La peculiar voz de Nacho se rodea de magníficos coros que engrandecen las canciones del disco, como en “El Corazón helado”, perfecta canción para abrir el álbum. Esta es una parte de la letra: “Si es que al nacer y al morir somos todos iguales, para qué dejar vivir a fascistas criminales”. Demasiado larga para una camiseta.

“Crímenes cantados”, habla de la manera en que tratamos a aquellas personas inmigrantes que vienen a España a buscar una oportunidad que se les niega en su país de origen y cómo nos convertimos en asesinos de ellos y en cómplices negligentes.

Evidentemente no es la única canción protesta (se me queda corto el término), también destacan “Ideología”, “Tengo algo que decirle” o la triste y poderosa “Aida”, en la que Nacho homenajea a un icono revolucionario, ejemplo del empoderamiento femenino quien con tan solo diecinueve años abandonó los estudios para coger un fusil y sumarse a la revolución minera de octubre del 34, y que fue asesinada por los fascistas.

Pero como he dicho también tenemos espacio para el amor más puro como en “Ser árbol”, la joyita del disco cuenta con la colaboración de la barcelonesa María Rodés. La canción fue el primer sencillo del disco nos habla del amor con la fuerza de la raíz y la perspectiva de la copa, un amor oxigenado a modo de canción simple y perfecta. No puedo evitar copiar parte de la letra… “nos recorrimos por dentro, y así fuimos inventando nuevas formas de respirar, y una nueva manera de imaginar, que para ver el cielo hay que hundirse en la tierra, y no hay más suelo que el que ahora nos aferra, al fin, somos árbol”.

Ahora bien, sabéis eso de que entre el amor y el odio hay solo un paso… pues ese paso es “La última atrocidad”, en este tema Nacho, junto a la Columpio Asesino: Cristina Martínez, discuten a lo Pimpinela (menos en eso de “y aún no aprendiste ni a comerme bien el coño”).

En esta reseña he mencionado ocho temas, aún te quedan diez para que los interpretes a tu manera y para que sientas lo que te dé la gana.

Violética es un disco que nos recuerda lo humanos que somos, con lo poco bueno y lo mucho malo que ello implica, pero que sobretodo nos azota en la cabeza y nos conmueve en el corazón para recordarnos que, de momento, seguimos vivos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de ÁLBUMES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir Arriba