II END (2012), BELIAL

en ÁLBUMES por

METALEROS FROM HELL: VÁMONOS DE ENTIERRO

¿Se puede hacer poesía sin decir una sola palabra?
No sé lo que pensarían Rubén Darío, Becquer o el mismo Baudelaire pero, desde el momento en que he escuchado a Dom, estoy completamente convencida de que sí se puede.
Muchos de ustedes no estarán familiarizados con el Funeral Doom (subgénero del Doom Metal de tintes mucho más lentos y pesados que recuerdan a una procesión fúnebre) muchos otros ni siquiera sepan que existe y algunos puede que, sabiendo de que se trata, no les guste; pero yo les recomendaría que le dediquen unos minutos a “II End”, porque los dejará con la boca abierta.
El EP del que les hablo, es el penúltimo trabajo del español Belial, que vio la luz en 2012 y está compuesto por 8 canciones densas, sobrecogedoras y de a ratos, claustrofóbicas y agónicas pero sobre todo, altamente teatrales no solo en su composición – que por momentos asemeja a una banda sonora- sino porque son capaces de generarnos una serie de imágenes encadenadas que terminan por crear una historia.
Algunos de los temas que destacan son:
“End of Life” que es el que abre el disco y, con su lentitud casi trágica, nos va introduciendo poco a poco en el ambiente del álbum.
“Hope” es una de las grandes obras de arte de este disco, con una larga sucesión de notas tan graves como oscuras, que se ven interrumpidas por otras bastante más agudas que, sin llegar a resultar alegres, le confieren un toque fresco. A un cierto punto, ambos tonos se funden creando una melodía suave y deliciosa que, sobre el final, vuelve a enfrentar graves y agudos, luz y oscuridad, precisamente como la “esperanza” que no es otra cosa que el deseo de que, en medio del caos, las cosas puedan ser diferentes. Deseo que, no siempre llega a materializarse.
“My Last Day” que fue, en su momento, el tema con que se promocionó el disco, es la composición más compleja del álbum y la que más matices presenta, al punto que sobre el final puede llegar a agobiarnos, tanto, como lo haría el último día de nuestras vidas.
En definitiva, aunque parezca irónico por el género del que hablamos, este álbum resulta ser toda una bocanada de aire fresco, porque no es el típico disco que nos da todo servido sino que está compuesto por canciones que, aunque son completamente instrumentales, nos obligan inconscientemente a meditar sobre nuestras emociones.
Por último y por si fuera poco, su autor – hombre que reniega a gritos de la industria discográfica- siempre ha puesto su obra a disposición de todo aquel que quiera descargarla, en forma totalmente gratuita, aunque hayan tenido ediciones físicas a la venta para sus seguidores acérrimos o los fans de “tocar los discos con las manos”.
Aquí les dejó uno de los temas y el enlace para que  puedan escuchar y/o descargar el resto.

Descargas: http://asmackinallthemouthrecords.yolasite.com/dom.php

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.