Cultura musical para indios y salmones

CARRIE & LOWELL (2015) SUFJAN STEVENS

en ÁLBUMES por

Sufjan Stevens ha flirteado a lo largo de su historia musical con diversos estilos musicales (folk, electrónica…).Pero en este último álbum vemos un renacimiento de un folk al más puro genuino espíritu americano.

the_searchers_2-012

Su universo es comúnmente asociado con los indios, los vaqueros, John Ford, John Wayne, Clint Eastwood, los horizontes lejanos que no llevan a ninguna parte más que al desierto y a la magnitud de los infinitos paisajes del lejano Oeste.

Sin embargo, podemos encontrar un espíritu americano que es, valga la redundancia, más espiritual y esencial que éste (sin menospreciar un género lleno de joyas como el Western), y es el Folk surgido en los años 50 y 60 con The Weavers y después evolucionado al folk-rock de Bob Dylan, Joan Baez (la cual veremos de gira en este presente año, por cierto), The Byrds, Love, Simon & Garfunkel, Cat Stevens… Todos ellos hablan de alma, de vida, de desazón, de esperanza, desde la «limpieza», la falta de artificio, la naturalidad, en resumen, la esencia.

simon-garfunkel-resize

Letras, armonías e instrumentación que apelan constantemente a lo simple. A lo directo, a lo natural, a lo que, tanto creyentes como agnósticos, definimos como alma. Un ejemplo de este manifiesto del elogio de lo «desnudo» es este fragmento de Sound of Silence, de Art Simon & Paul Garfunkel:

«And in the naked light I saw
Ten thousand people, maybe more.
People talking without speaking,
People hearing without listening,
People writing songs that voices never share
And no one dared
Disturb the sound of silence»

 

Cuando las palabras sobran. Esos momentos en los que la charlatanería se convierte en el mayor enemigo. Y de ahí que nos topemos con un Sufjan Stevens, que, con su «Carrie & Lowell» nos hace elevarnos a la esencia máxima de lo que denominamos espiritualidad. Su vuelta a los orígenes de la música folk y a las letras sencillas, directas, casi elevadas a la categoría de oración, aún se vive de manera más intensa cuando descubres la realidad de un álbum casi dedicado en pleno a la figura de una madre muerta. Lo que supone, el dolor, la pérdida, la aceptación:

«I forgive you, mother, I can hear you,
And I long to be near you
But every road leads to an end
Yes, every road leads to an end»

Death with Dignity

Una aceptación de que, a pesar de la vorágine que a los mortales nos supone el descubrimiento e intento vano de llenar los «vacíos» existenciales de nuestra vida (éxito, lujuria, deseo, excesos, prisa, ansiedad), lo que nos lleva a la paz son nuestros orígenes, nuestra sustancia. Y es por ello que este último disco de Stevens es tan esencial como la propia existencia.

Esperemos que disfrutéis de este álbum tanto como nosotros. Buscad un hueco de armonía y quietud en vuestro rincón favorito y dadle al play. No defraudará.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de ÁLBUMES

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir Arriba