• EnnigulartJazz-71.jpg
    OLYMPUS DIGITAL CAMERA

¿EXISTE UNA ESCENA DE JAZZ EN MALLORCA?

en ARTÍCULOS/BALEARES/SUPLEMENTO PAPEL por

¿Existe una escena de jazz en Mallorca? ¿Hay el suficiente público para mantener, durante los doce meses del año, una supuesta escena que beneficie tanto al público asistente, como a músicos y a promotores? Claro que existen propuestas veraniegas de calidad como los festivales de Sa Pobla, Alcudia, Inca, Porto Colom…. pero entiendo que son espejismos de una realidad que debería ser otra. Evidentemente no me olvido de citar al Hostal Cuba o el Hotel Saratoga, más recientemente el ciclo Jazz & Wine del Café Lisboa que está consiguiendo muy buenos resultados, o incluso la Sala Trampa. También en Manacor se están gestando proyectos independientes de categoría como el Ennigulart Jazz o el Manacor Jazz.

Y es que la cantera de músicos de jazz mallorquines está subiendo de nivel de manera progresiva en los últimos años. Lo comentaba con el guitarrista Josep Munar (un músico excelente por cierto, de gran finura y con el don de la expresión a través de las notas). Si miras la evolución en los últimos años te das cuenta de que hay una cantera (tampoco muy extensa) de nombres de calidad incontestable. Y lo más curioso es que el grueso del público no tiene idea de que músicos como Llorenç Barceló (hammond) o Pep Garau (trompeta) están solicitadísimos fuera de las islas. El mismo Barceló toca con músicos tan internacionales como David Murray (saxofonista con un historial de vértigo) o como Jean P. Bourelly (guitarrista que tocó en la última época de Miles Davis) y Garau ha tocado con Perico Sambeat, Jorge Pardo, The Impressions o incluso con Noel Gallagher (sí, el de Oasis). Por no hablar del caso del pianista y compositor Toni Vaquer, un músico que está en boca de todos por su calidad más que evidente y que este año acaba sus estudios en la Berklee de Boston. Atención porque viene formando algunas Big Bands de infarto.

Inciso: Escrito el párrafo anterior podría borrar casi la mitad por innecesario pero claro, los nombres “importantes” siempre impresionan. Digo esto porque los cuatro nombres mallorquines que menciono tienen aquella cosa especial que los hace únicos e irrepetibles.

Buscando un poco el germen encontramos a  Manolo Bolao, Salvador Font y a Toni Miranda. Y evidentemente no puede faltar un pianista de calidad astronómica y que prácticamente nunca toca en Mallorca, pero claro, sí que lo hace alrededor del mundo, hablo de Agustí Fernández. Tras una de sus poquísimas actuaciones en la isla (cuatro o cinco en los últimos treinta años). Le pregunté por qué no actuaba más en Mallorca a lo que me contestó con un sencillo y esclarecedor “Porque nadie me llama”… ¿Más ejemplos? El guitarrista Marcos Collado reside en Madrid donde es profesor y claro, forma parte de la escena madrileña. Un ejemplo más reciente es el de Joana Gomila. La manacorina ha publicado una joya llamada Folk Souvenir (Bubota Discos, 2017) en la que lleva a su terreno, y de manera altamente creativa, música tradicional mallorquina.

A esto hay que sumarle las nuevas generaciones que vienen pisando fuerte. Músicos como Joan Garcías y Pere A. Bujosa (contrabajo) Tomeu Garcías (trombón) Enric Fuster, Jeroni Sureda y Teo Salvà (batería) Sebastià Rosselló (guitarra) Jaume Riera y Toni Mora (piano) algunos andan en fase de estudio (¿acaso tiene un final?) y además andan muy activos sobretodo en la escena de Barcelona.

¿Cuál es la solución para mantener una escena? Imagino que todas las partes deben estar implicadas. Me explico: Desde la educación cultural, tanto por parte de las escuelas como por parte de los padres (sin una base es más complicado tener el hábito de escuchar música y por lo tanto, de vivirla en directo); Los promotores deben apostar por nuestros fértiles músicos; La obligación de las instituciones en ofrecer música de calidad filtrando lo que no es cultura real…;  La implicación de los músicos en formar proyectos más allá de las actuaciones de hotel o de la interpretación infinita de standards; La respuesta del público a proyectos originales… en fin, no existe la varita mágica, es una cuestión que debemos abrazar entre todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*