Cultura musical para indios y salmones

U2, TÚ ANTES MOLABAS (10 CLAVES DE SU ÉXITO)

en ARTÍCULOS por

Escribir sobre U2 a estas alturas se antoja un ejercicio bastante prescindible, ya les han caído los palos que se merecen por su grandilocuencia y falta de creatividad y su época dorada ya hace tiempo que pasó y no descubriremos nada nuevo a estas alturas. No obstante ante los 25 años que cumple uno de mis discos favoritos (y de mi compañero de redacción Irra) ese gran “Achtung Baby”, nos apetece recordar que U2 son una de las grandes bandas de la historia de rock and roll y lo son por méritos propios.

En una noche de insomnio deambulando por Youtube recopilé algunos vídeos que ponen imagen a algunas claves de sus grandes aciertos. Aquí van 10 muestras de aciertos que ilustran lo que molaban U2.

1. Actitud punk (rareza de 1978)

U2 se formaron en 1976, muchos les ponen la etiqueta post punk pero realmente ellos surgieron a la vez que el punk, incluso antes que los Sex Pistols salieran a la luz. Está claro que luego tiraron hacia otra cosa pero desprenden una gran energía y mucha electricidad en sus primeras apariciones en directo. En este vídeo de 1978 aparte de ver a cuatro chavalines dándolo todo merece la pena a los críticos que salen hablando sobre ellos, expectantes a que sacaran su primer álbum, diciendo que es una mezcla de Heavy Metal y New wave con posibles influencias de Bowie. En su debut «Boy»  de 1980 ya habían bajado revoluciones pero la actitud la tenían.

 

 

 

2. Un frontband diferente para una banda sólida (Belfast, 1981; Bélgica, 1982)

Más allá de la actitud y por encima de un virtuosismo que no tenían, estaba el carisma de Bono, tenía algo que lo hacía diferente. Cuesta creerlo viendo en lo cansino que se ha vuelto, pero recordando su descaro en directo vienen a la cabeza otros grandes front bands de esa época como el malogrado Ian Curtis, más allá de su voz estaba su puesta en escena e interpretación que captaban todas las miradas del público.

Bono, tenía muy claro que no bastaban las canciones y que cada puesta en escena debían hacer algo memorable como por ejemplo este vídeo trepando a la estructura del escenario subiendo hasta más de 20 metros. El resto de la banda tenía que alargar la canción para que le diera tiempo a Bono bajar, no tuvo ningún disgusto de casualidad pues en esa época no había concierto en que no se encaramara a algo…

3. Personalidad propia desde el principio: Sunday Bloody Sunday (1983)

Con el segundo disco “October” (1981), quizás quisieron sonar maduros antes de tiempo pero tiene el mérito de desmarcarse de su primer disco y de lo que se esperaba de ellos, y de cualquier grupo de 20 año. Pero lejos de cambiar fueron un paso más allá con su tercer disco “War” (1983), con apenas unos 22 años se atrevieron a grabar un disco casi protesta y les salió más que bien. “Sunday Bloody Sunday” se convirtió en un reivindicativo himno de paz más que de rebeldía (“this song is not a rebel song” decía Bono). Las imágenes de Bono ondeando la bandera de la paz al son de esta canción son icónicas de la banda.

4. Comiéndose América (Live Aid 1985 y Joshua Tree)

Pese a lo que se pueda pensar con sus cuarto disco «The unforgettable fire» (1984) como con los anteriores, U2 ni entraron en el top 10 de EEUU. Pero la ambición de los irlandeses apuntaba alto e incluso sacaron un EP «Wide awake in America» (1985), que era toda una declaración de intenciones). Un evento soliadrio les daría una gran promoción. Fue en los famosos conciertos Live Aid, para concienciar y unir fuerzas contra la pobreza en África, que tuvieron lugar en Londres y Filadelfia. Ahí se sitúa un punto de inflexión en la carrera de los irlandeses en la interpretación del tema “Bad”. Queen, David Bowie, Led Zepellin, Neil Young o The Who fueron algunos de los grandísimos nombres que tocaron en esas citas, sin embargo fueron U2 los que hicieron la actuación más memorable.

Cada banda tenía 15 minutos para darlo todo, U2 se pasaron de tiempo y eso que solo pudieron tocar dos de los tres temas que llevaban preparados. Abrieron con «Sunday bloody sunday» y a Bono en el segundo tema, “Bad”, se le ocurrió bajar hasta el público y al ver a una chica atrapada con la barrera de seguridad la ayudó a salir y se puso a bailar con ella, perdió la noción del tiempo y estuvo más de la cuenta lejos del escenario. El resto de la banda tuvo que alargar eternamente la parte instrumental y no pudieron tocar el tercer tema que llevaban preparado.

Según cuentan ellos mismo en el libro “U2 por U2” el resto de la banda se quería comer a Bono cuando entraron en el camerino, sin embargo ese momento fue lo más visto y recordado a ambos lados del charco y probablemente un empujón importante para acabar triunfando en todo el mundo con el gran “The Joshua Tree” de 1987, que estaba bien respaldado con grandes temazos.

5. La fortaleza del grupo

Al margen de Bono la solidez de la banda como grupo ha sido otra clave de su fortaleza. Bono, The Edge, Larry Mullen Jr. y Adam Clayton… Cada uno en su sitio, siempre juntos y perfectamente compenetrados como cuatro superhéroes del pop. Paul McGuinness, su manager de siempre, recién jubilado antes del inicio de la última gira también ha tenido un rol importante. Además siempre se han sabido rodear de buenos productores colaboradores. Pero por encima de todo la imagen proyectada de los cuatro siempre ha sido la de un grupo compacto en la que Bono era el front band pero en la que cada uno juega un importante papel. En el vídeo de «Desire» se refleja perfectamente.

6.Acertadas reinvenciones (Zoo Station, 1992)

La segunda mitad de los ochenta es la considerada etapa americana de U2. En esos años por fin tuvieron el reconocimiento masivo pero hubieran muerto engullidos por el éxito de no haberse reinventado acertadamente. En 1988 sacaron el ambicioso “Rattle and hum” que era un disco que combinaba temas propios y versiones tanto en estudio como en directo y que iba acompañada de un documental que se estrenó en los cines. No tuvieron el éxito que la discográfica hubiera deseado y despidieron la década con síntomas de agotamiento como reconocieron ellos mismos en un mítico concierto en Dublín en el que Bono dijo que era el momento de retirarse y soñarlo todo de nuevo… Y lo hicieron.

En 1991 U2 sacaron el que para muchos es su mejor disco, el “Achtung baby”. Se retiraron a Berlin a empaparse de la atmósfera que había después de la caída del muro y buscaron nuevos sonidos. De ahí se trajeron la base de “One” y algunas ideas pero el disco acabaron de gestarlo en Dublín. Con él y su continuación “Zooropa” acertaron de pleno en el giro de su sonido y revolucionaron las giras incorporando las pantallas más grandes vistas hasta entonces. Cuando arrancaban las guitarras de “Zoo Station» quedaba claro que habían cambiado. Todo ello quitándose la seriedad y dramatismo cogidos en los años anteriores, sabiéndose reír de ellos mismos y criticando desde el humor a la nueva Europa y al capitalismo, irónicamente con la gira más cara de la época… y es que cierta acidez no les faltaba en esa etapa.

7. Reivindicando sus raíces (Lou Reed, 1992)

Una de las cosas que les ayudó a ganarse el respeto de los músicos es saber rendir homenaje a los artistas que les han servido de influencia. Con bastante buen gusto. The Beatles, Rolling Stones, Lou Reed, Elvis, B.B. King, Sinatra, Marvin Gaye… nunca han ocultado su admiración por ciertos músicos e incluso los reivindicaron en momentos casi de ostracismo cantando con ellos o versionándolos, muy recordada es la canción que grabaron con Johny Cash, «The wanderer», en el disco «Zooropa» de 1993.

En la gira de «Zoo TV» se conectaban virtualmente con Lou Reed y cantaban con él su «Satellite of love», que por cierto del que ya habían cantado un fragmento de la misma (y de «Walk on the wild side») en la ya citada mítica actuación en el Live Aid de 1985.

8. Passengers: U2 & Brian Eno (1995)

En los noventa, alabados por su reinvención y por su larga gira “Zoo TV” decidieron darse un respiro pero no pararon del todo. En 1993 Bono junto a su amigo Gavin Friday grabó dos temas para la película “En el nombre del padre”; en 1995 colocaron un tema en la banda sonora de “Batman Forever”, “Hold me, thrill me, kiss me, kill me” y salieron bien parados… Pero sobre todo en 1995 salieron de su zona de confort una, vez más, con el proyecto Passengers.

Animados por Brian Eno, productor clave en la carrera de la banda (junto a Flood y Steve Lillywhite) grabaron una serie de composiciones experimentando con atmósferas densas que servirían de banda sonora para una serie de películas imaginarias. La discográfica, y probablemente su manager Paul McGuiness, les recomendó no firmar como U2. Más allá del disco en sí la grandeza es que U2 estaba en un momento que se atrevían casi con cualquier cosa. “Original soundtracks 1” no tuvo gran éxito comercial pero quedaron grandes temas como ese “Miss Sarajevo” interpretado con Pavarotti y que fue histórico cuando lo tocaron en Sarajevo después de la guerra. “Always forever”, “Elvis ate America” o “Your blue room” eran otros temas interesantes. Se llegó a especular con que algún día tuviera continuación el proyecto pero según parece no todos estaban por la labor.

9. U2 y el coqueteo electrónico: Mofo (1997)

El álbum “Pop” de 1997 se trata de un trabajo infravalorado dentro de la carrera de U2, fue una vuelta de tuerca más al giro iniciado en 1991 mezclando rock y electrónica, muy de moda a mitad de los 90. Ellos ya se habían atrevido con remixes de sus temas que incluían para sus fans en cara B o en las rarezas de “Propaganda” que recopilaban para sus suscriptores. Quizás el primer single “Discotheque” y su vídeo sonaba demasiado a autoparodia y otros temas como “Gone” o “Please” no aportaban mucho, pero del coqueteo electrónico dejaron cositas interesantes como “Miami”, “Last night on Earth” (que parecía la continuación de “Until the end of the world” del Achtung Baby) o sobre todo la industrial “Mofo». Además tenían otras joyitas como “Playboy Mansion”, «If God will sent his angels», “Wake up dead man” o “If you were that velvet dress” que ponen la guinda a su década más interesante musicalmente.

10. Uno de sus últimos grandes momentos, con Paul McCartney en Live 8 (2005)

El acontecimiento Live 8 no tuvo mucho que ver con su evento hermano de 20 años antes. Mucho ruido pero tal vez demasiado artificial. Esta vez 8 grandes ciudades organizaron conciertos simultáneos con grandes estrellas del momento. U2 de nuevo coparon el gran momento de la cita, su salida al escenario de Londres fue el momento de inicio para el festival acompañando a Paul McCartney tocando Sgt. Pepper’s lonely hearts club band. La respetuosa puesta en escena de Bono dando el protagonismo al gran Beatle hizo olvidar la mini polémica que habían tenido entre ellos pues al parecer Paul quería que U2 se hubieran puesto los coloridos disfraces de la banda de Sgt. Pepper a lo que se negaron. Dejaron una digna e histórica grabación conjunta. En su momento tuve ocasión de verla en directo proyectada en la gran pantalla ubicada en el Tiergarten de Berlín que acogió la descafeinada cita alemana en uno de esos 8 escenarios montados por todo el mundo.

Lo lograron, fueron la banda más grande del fin del milenio. Pero todo lo que sube… baja, o ¿quizás no?

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Lo último de ARTÍCULOS

SECOND EN ML NIGHTS

El próximo 25 de Enero vuelven las Mallorca Live Nights a Es Gremi y esta vez vienen

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir Arriba