Cultura musical para indios y salmones

LOS ORÍGENES DE LA MÚSICA ELECTRÓNICA

en ARTÍCULOS/PORTADA - SLIDE por

Muchos de nosotros pensaremos que la música electrónica no es tan vetusta, que comenzó a erigirse sobre la década de los sesenta o setenta, pero no es así, los orígenes de éste sonido se data en el año 1910: la primera composición electrónica está elaborada por un genio avezado y osado denominado Luigi Russolo, considerado el primer compositor de este género. Luigi Russolo era un personaje muy heterogéneo; escribía poesías de inclinación futurista, pintaba, y evidentemente componía música con hilo vanguardista. Su inquieta mente desarrollaba grandes creaciones artísticas aportando contemporaneidad en dichas disciplinas, sobre todo en aquella época, dónde la sociedad, cultura y el arte era demasiado costumbrista.  En aquellas fechas redactó un manifiesto llamado “El arte de los ruidos” dónde explicaba que “el arte de los ruidos no debe limitarse a una simple tentativa de reproducción… Debemos ampliar y enriquecer el campo sonoro”. Luigi Russolo construyó junto con su amigo y compañero Piatti el primer instrumento de música electrónica: era una gran máquina bautizada Explosionador. Era un aparato de grandes dimensiones que reproducía solamente y automáticamente 10 notas completas y el sonido era idéntico al ruido de un motor. Estos dos impulsores del futurismo, el pintor Piatti y el polifacético Russolo no sólo se centraron en manufacturar el Explosionador, trabajaron en la producción de más máquinas que emulaban los mismos sonidos, generadores de ruido: el Ululador, el Guglulador, el Silbador, el Crepitador y el Rascador, con estos aparatos ultimaron la estructura de una orquesta nombrada Intonarumori.

Los Intonarumori fueron los primeros dispositivos del género. Todo esto fue la incoación para la música electrónica, tanto para su sonido cómo para su instrumentación, conllevando a una evolución tecnológica. Luigi Russolo no se conformaba con escuchar los ruidos que reproducían sus máquinas, también se dedicaba a grabar cualquier ruido que aportaba la ciudad, el bullicio de la gente y los minúsculos sonidos que aportaba la naturaleza. Las grabaciones de Russolo están fechadas en el año 1913, pero muchísimas de sus obras desaparecieron debido a la II Guerra Mundial.

Cuándo anteriormente hablábamos de Russolo, él que fue el creador de la música electrónica, en los años posteriores, concretamente en el 1920, surgen nuevos eruditos y vanguardistas, y uno de ellos es el ruso Leon Sergevych Termen, más conocido por Leon Theremin. Se le reconoce por su excelsa labor en la contribución en la electrónica, ya que crea el instrumento Theremin, éste instrumento fue un aporte trascendental para el género y para confeccionar la experimentación en el sonido. A finales de los años 40, aparece el compositor francés Pierre Schaeffer, dotado con un gran intelecto compositivo, llegó a realizar música usando simplemente una cinta magnética. Un perfecto constructor de la experimentación, ya que estuvo en pleno rendimiento creativo, y en el año 1952 edita una sublimación de su obra llamada En busca de una música concretaque recopila toda su metodología de  composición empleando los grandes instrumentos creados en el campo de la experimentación, como el arco de Duddell, el telarmonio de Cahill, el Theremin, el electrófono de Mager, las ondas de Martenot y el trautonio de Sala. En 1951 es el año que la música electrónica se establece y se declara oficialmente cómo género. Sus otros precursores fueron los alemanes Robert Beyer y Herbert Eimert. Estos ilustrados compositores, fueron maestros de otro docto de la experimentación sonora: Karlheinz Stockhausen. El nombre de Stockhausen se caracteriza por haber sido el fundamento para la música contemporánea: creó, perfeccionó y sincretizó una vastedad de complejas composiciones electrónicas, derivándolo a la vertiente electroacústica. Los principios de los 50 fue la eclosión de la electrónica experimental; de Alemania nos trasladamos a Estados Unidos, en Los Ángeles, dónde nació el padre de la música aleatoria: John Cage. Éste genio era un perfil idéntico y de la misma índole que Luigi Russolo. Cage era un personaje muy culto, genuino compositor de música experimental, filósofo, poeta, escritor y músico. Su música era puro radicalismo, improvisación, excentricidad y fue un gran aporte para la experimentación sónica. Habitualmente trabajaba con una cinta magnética, -lo mismo que usaba Pierre Schaeffer-, y también grababa los sonidos generados por la naturaleza, de los cuales los mostraba en sus propias obras.

Van transcurriendo los años y la música electrónica sufre una transformación y un progreso tecnológico y compositivo muy abundante y relevante. Se crean los modulares, sintetizadores, cajas de ritmo, pc’s, software, controladores midi, procesadores de efectos, etc…,  surgen nuevos creadores, productores y compositores, nuevos sonidos y vertientes, aparece la figura del dj,… así podríamos estar detallando de manera exhaustiva la trascendencia que ha supuesto la música electrónica para la música. Lo que es innegable que estos creadores e impulsores fueron eruditos y avanzados en su tiempo y con la creación de estos artilugios, máquinas, herramientas e instrumentos han servido para definir la música electrónica y han sido determinantes para su evolución.

 

LUIGI RUSSOLO – Risveglio di una Città

Pierre Schaeffer – Études de bruits (1948)

 

Leon Theremin

 

Karlheinz Stockhausen: Gesang der Jünglinge (1955/1956)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Lo último de ARTÍCULOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir Arriba