Cultura musical para indios y salmones

FOO FIGHTERS Y EL ARTE DE LO SIMPLE

en ARTÍCULOS por

Puedo intentar escribir sobre un grupo o música que me gusta desde la objetividad, pero probablemente fracase. Porque…, qué coño! La objetividad no existe, todo esta impregnado por nuestra propia mirada.

Así que sirvan estas letras como mi particular y pequeño tributo a una banda que en mi humilde opinión se ha ganado por méritos propios aquello de “una de las grandes” del rock mundial.

Foo Fighters son, antes que buenos músicos, una panda de amigos que se lo pasan bien desde hace bastantes años. Lo cual no significa que no hayan pasado por alguna que otra época tormentosa, como toda buena banda de rock que se precie. Pero precisamente el alma máter del grupo, Dave Grohl, siempre ha supuesto esa luz de guía que todo proyecto que aspire a ser longevo debe tener. Sin embargo, hoy no toca hacer resumen a modo de biopic acerca de quién es este ser humano, porque…, si estás leyendo esto y no sabes quién es…, hazme un favor…, y como el mismísimo Grohl te gritaría: GET THE FUCK OUT! Indocumentado!- perdón.., perdón, que me pierdo… Y no voy a hablar de Nirvana… (ups… ya lo he dicho..) Pues eso, un gran músico, amigo de sus amigos, buen padre, y con alguna rareza que otra como aquella de pasar de ser “el hombre en la sombra” en probablemente uno de los grupos más influyentes del rock alternativo universal, a ser el frontman de lo que empezó siendo la nueva esperanza del rock estadounidense, y se ha acabado consolidando como referencia musical mundial, con la autenticidad por bandera.

Con la dificultad añadida de nacer estigmatizados por la enorme aureola de Nirvana, Grohl y los suyos han logrado un enorme reconocimiento en todo el mundo, y lo que es mejor, han logrado un sonido Foo Fighters, honesto y directo. Nos son sus canciones grandes composiciones líricas, ni de una complejidad apabullante; al contrario, más bien parten de bases sencillas, estructuras marcadas y bien conocidas. Eso sí, combinadas con una energía poderosa, capaz de hacerte sentir parte de un coro común, del mundo Foo Fighters. En eso radica la belleza y el arte de lo simple, en poder disfrutar de una canción como Big me una y otra vez, como si fuera siempre la primera. En definitiva, el abc de la música..

Aunque podría estar folios y folios hablando de la discografía de la banda de Seattle, mi propósito inicial era poner en valor su último trabajo, una apuesta audiovisual a través de un paseo por el mapa sonoro estadounidense. Sonic Highways es la particular visión de la banda (y de Grohl mayormente) de las muchas y variadas influencias a lo largo y ancho del país, durante gran parte de los 80 y 90; y todo gracias a ocho canciones grabadas cada una de ellas en 8 lugares diferentes del país: Chicago, Washington, Nashville, Austin, Los Ángeles, Nueva Orleans, Seattle y Nueva York. Ocho estudios legendarios, ocho circunstancias distintas, ocho formas de escribir. El propio Grohl describió este trabajo como “una carta de amor a la historia de la música estadounidense”.

HBO, uno de los canales de televisión por cable y satélite más populares de Estados Unidos, ha sido una vez más valiente y visionario, apostando por una oferta que combina música y documental. A lo largo de estos ocho episodios, apasionantes para cualquier melómano de pro, descubrimos entrevistas con lo más granado de los diferentes movimientos urbanos y musicales de estas últimas décadas en estas ciudades, y que supusieron un punto de partida en su expansión por todo el país. Leyendas vivas del country como Dolly Parton; míticas bandas precursoras del hardcore punk como Minor Threat o Fugazi; o clásicos del rock estadounidense como Joe Walsh de los Eagles.

Es cierto que Foo Fighters ya están de vuelta en esto de la música, o quizás no… Y a los hechos me remito, porque no hay tantas bandas que después de tantos años en la brecha sean capaces no sólo de mantenerse, sino de arriesgar y sorprender con trabajos como este, que aportan y enriquecen al receptor.

Al final la música es un todo con sus miles de matices que sobre todo nos une, nos hace sentir al unísono de modos muy dispares. Y en eso radica su grandeza. Descubrimos que no todo está tan lejos lo uno de lo otro. Que al final, estamos más cerca de lo que imaginamos, unos de otros..

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado.

*

Lo último de ARTÍCULOS

LA MAGIA DEL TRES

Ilustración de Pato Conde. Tres años no son nada, pero en nuestro

16 JUTGES

En los años 60 y 70 la música en Catalunya tenía como

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir Arriba